martes, 23 de noviembre de 2010

LOS DIRECTORES EFICIENTES

LOS DIRECTORES EFICIENTES

         En el presente ensayo hablaremos del papel del director como eje para que una escuela sea eficiente, entre comentarios del autor Davis Gary y otros.

Lo que expondremos en seguida no se trata de dar recetas para la eficacia, sino de señalar cuales son los puntos altos que debemos tomar en cuenta, si es que la vida nos lleva a la praxis de ser director en nuestros centros de trabajo.

            Hay una retoma de valor hacia el papel del director dentro de la escuela, determinando que una escuela eficiente es aquella que cuenta con un buen líder-director, que no solo se preocupe por la administración de la escuela, sino en los objetivos del personal y búsqueda de los objetivos y en el cumplimiento de la visión y de la misión del educando.

            Desgraciadamente la mayoría de los docentes, ven en el director a un enemigo, la posición del jefe inmediato, esa figura daña, la buena relación y la búsqueda de objetivos conjuntos.

            Blumberg, llega a la conclusión, que aparte de los deberes normales y naturales que su posición y su puesto requiere, el director es mas un artesano con una labor compleja, más que un arte o una ciencia. El director debe crear el ambiente adecuado, establecer los objetivos generales de la escuela, pone en práctica nuevos programas con el fin de alcanzar estos objetivos.

            Todos los autores están de acuerdo en que un director que no se fija una visión, de lo que puede llegar a ser su escuela, bajo su dirección, y consecuentemente los hechos para llevarlo a cabo y cumplir, se queda en la mediocridad. Nos dice, Greenfield, que la visión, es un presupuesto clave del liderazgo eficaz.
          Para que una escuela o plantel educativo funcione de una manera eficiente y de resultados positivos y productivos, necesita del trabajo conjunto de profesores y directores. Por el contrario, si dicho plantel cuenta con un mal director, que no se ocupa de los intereses internos, aunado a esto, nos encontramos con docentes que no hacen bien su trabajo, ni se preocupan por la educación, es donde se dará una escuela de baja calidad educativa. Todas las fallas que una institución pueda tener recaen sobre el mal liderazgo del director.

          Tocando el punto del buen desempeño del plantel, se denominan directores eficientes a aquellos que son capaces de liderar el plantel de manera correcta, a tal grado que logran alcanzar todas sus metas y expectativas en beneficio de la institución a su cargo.

           Pero, ¿Qué es lo que hace eficientes a estos buenos líderes?, pues bien, se puede comenzar mencionando que cuentan con una visión clara de lo que desean lograr o de lo que quieren obtener de sus docentes, la energía necesaria para sobrellevar todas las situaciones y por último, ser un buen líder para guiar de la mejor manera al personal a su cargo.

          En cuanto al comportamiento o las acciones que debe implementar para poder sacar el plantel adelante, se encuentran el de la observación de clases y profesores con el fin de ofrecer una retroalimentación positiva para mejorar las actividades, ampliar las expectativas en cuanto al rendimiento tanto del alumnado como del profesorado, mantener una visión clara de las expectativas para que esto anime y motive al resto del personal, implementar el buen uso del tiempo en clase, de manera que este se aproveche sin hacer interrupciones.

          Por el contrario, los directores que no son tan eficientes, no realizan ninguna de las actividades anteriores, si no que, se dedican solo a la documentación del plantel, no ocupan gran tiempo a los temas instruccionales y en general, dejan toda la responsabilidad de la enseñanza a los profesores.


          Parte de las labores del director son además, las de curar heridas, aconsejar, dar sugerencias a los docentes para mejorar sus actividades, delegar responsabilidades a los demás de manera que se vean involucrados en las actividades del plantel y que se sientan parte de ese grupo, impulsar y animar al alumnado para que den un mayor rendimiento, todo ello para que el resultado en conjunto, tanto de los profesores como de los alumnos, sea el esperado de acuerdo a las expectativas planteadas por el director. El buen liderazgo tendrá lugar en la medida que todos los objetivos sean llevados a cabo y cumplidos en su totalidad.

          Retomando un punto mencionado en el párrafo anterior, es importante que el director de parte de las responsabilidades a los docentes, para que estos se vean involucrados en el trabajo de grupo y con ello, se obtenga un mejor resultado. Estas responsabilidades se evocarán, ya sea, al curriculum, a la planeación o planificación de prácticas de programas y actividades que ayuden al alumno al desarrollo intelectual innovador, etc.

          Puntos importantes serían, la visión, pero que esta sea la misma tanto para directores como para profesores, pues esto dará un mejor resultado, un buen clima académico y expectativas elevadas, hacer sentir a todos los integrantes del plantel como una comunidad para que se unifiquen todas las ideas y sea una sola con un solo propósito, ser mejores y tener una escuela de calidad educativa y grupal.

           Dentro del buen clima académico, también se debe integrar a la comunidad y a los padres de familia, que el director realice un papel activo y personal, el trabajo verbal es muy importante para esto. Una estrategia que se puede implementar es el de dar incentivos tanto a profesores como alumnos para que se sientan motivados y den más de sí mismos para un mejor desempeño ya que se verá motivados.

            El director debe ser un líder eficiente, con la visión de lograr el éxito, pero para lograr esto, es necesario que tome en cuenta la importancia que tiene cada uno de los miembros de la comunidad escolar.

            Los directores eficientes se centran en el liderazgo de la instrucción en la cual se deben fijar acciones que desarrollen un ambiente de trabajo productivo y satisfactorio, ya que con esta armonía se lograra un aprendizaje significativo en los alumnos. La visión del director debe ser siempre positiva, para que favorezcan el buen funcionamiento de la institución, en la que se fijen y se orienten a la mejora de la instrucción.

            La visión que el director tiene debe ser trasmitida al profesorado de la escuela para que el rol que juega cada una sea más emotiva y eficiente, para así lograr un clima escolar, académico y hasta social que ponga en manifiesto el alto rendimiento académico de los alumnos.

Durante el desarrollo del clima adecuado de trabajo académico se debe despertar el interés de las necesidades para la mejora de la escuela y el rendimiento de los alumnos y demás. Asumir un papel activo nos permitirá desarrollar con responsabilidad las estrategias plantadas. La creación de proyectos que motiven e incentiven a los profesores, será de mucha importancia para mejorar en el aspecto educacional.

            El uso creativo de los recursos materiales proporcionará tanto a los docentes y alumnos mejorar en el aprendizaje, estructurando nuevos conocimientos que les permitan desenvolverse en su vida cotidiana. La observación que practique el director en relación con las actividades de los profesores será muy valiosa ya que esto le permitirá conocer mejor a cada uno de los profesores y alumnos para que de esta manera se fije un plan de acción que le permita evaluar los resultados de las metas fijadas.

            Una dirección clara y una acción concreta llevadas a cabo por un director con visión favorecerá a la escuela y a la eficacia de la enseñanza, ya que se fija un plan de acción, que le permitirá desarrollar en la escuela, todas la mejoras con éxito, tanto para el profesorado como para los alumnos creando, generando y manteniendo un clima favorable de trabajo y relacionando a toda la comunidad escolar, donde intervengan director-maestros-alumnos-padres de familia, para lograr una escuela con éxito. No olvidemos que un director eficiente siempre tiene bien fijadas sus metas para lograr siempre la eficacia en su trabajo.

            Achilles, en 1987 decía que la visión y el liderazgo de los directores eficientes se pueden reducir a tres preguntas básicas de ¿por qué?, ¿qué? Y ¿cómo? Los directores eficientes deben saber por que es necesaria una educación mejor, qué es necesario para mejorar la escuela y como administrarlas para conseguir y lograr los mejores resultados.     

            La mayor parte de las características para un director eficiente, forman parte de las cuatro categorías de habilidades y formas de liderazgo, capacidad de resolución de problemas, habilidades sociales y conocimiento y competencia de profesores.

            Ya para finalizar concluyo que no es posible una escuela eficiente, sin un director eficiente, ni mucho menos, profesores eficientes. Esto se convierte en un sistema si todos a su vez cumplen con las tareas de participación, alto rendimiento, orden, supervisión, compromiso, control, formación de los profesores, evaluación, todo esto se vera reflejado en la escuela en particular y por consiguiente en los alumnos, que tendrán conductas y actitudes positivas tanto en el salón con los profesores y con la escuela. Así tendremos como resultado una escuela eficaz= a enseñanza eficaz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada